Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

Bondad de Dios


Bondad de Dios - Lo que Significa
La bondad de Dios es uno de los atributos de Dios, así como una descripción de Su esencia misma. Dios, por naturaleza, es intrínsecamente bueno, como el Salmo 34:8 nos dice: "Gustad y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en Él." Él es el fundamento de la bondad y de todo lo bueno—Él no lo recibió de ninguna otra fuente. Las personas pueden tener rasgos buenos o hacer buenas obras, pero la bondad no está en nuestro carácter. Nuestra bondad viene de Dios.


Bondad de Dios - Lo que Hace
La bondad de Dios es evidente en toda Su creación y obras. Génesis 1:31 dice: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera..." Nosotros no somos merecedores de Su bondad ni podemos ganárnosla. Está disponible para nosotros sin importar nuestra condición social en la vida, y aunque no seamos dignos de ella. Mateo 5:45 dice: “...Que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos." Y leemos en el Salmo 145:9 que "Bueno es Jehová para con todos, y sus misericordias sobre todas sus obras."

La bondad de Dios es individual. La letra de un antiguo coro dice: "Dios es tan bueno; Es tan bueno conmigo." Todos podemos cantar esta canción, porque Él es bueno con cada uno de nosotros individualmente, de maneras que satisfacen nuestras necesidades individuales. Su bondad nos provee tales beneficios como:

  • Nos proporciona el modelo perfecto de la bondad. Conociendo a Dios y aprendiendo acerca de Su bondad podemos llegar a reconocer la bondad verdadera y esforzarnos para hacer cosas buenas. Debemos orar como lo hizo el Salmista: "Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos" (Salmo 119:68). Podemos ver a Dios como el modelo perfecto a imitar para enseñarnos acerca de la bondad y de cómo hacer cosas buenas.

  • Nos asegura que el propósito de Dios para nosotros es bueno. Así como los padres desean cosas buenas para sus hijos, nuestro Padre Celestial desea sólo lo bueno para nosotros. Santiago 1:17 dice: "Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación." Sin embargo, debemos recordar que las cosas buenas no siempre pueden presentarse como experiencias felices. A veces el bien puede venir disfrazado de adversidad o dificultad, pero Dios puede utilizar las dificultades para bien, como aprendemos en Romanos 8:28: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados."

  • Esto nos da seguridad y ánimo. Podemos depender de la bondad inmutable de Dios. El Salmo 52:1 dice: "La misericordia de Dios es continua" (VRV). Dios siempre será bueno. Su carácter no cambia. Continuará siendo el creador de todas las cosas buenas y nosotros podemos estar seguros de que Él nos proporcionará cosas buenas según Su plan perfecto.

  • Nos acerca a Dios. El propósito de la bondad de Dios es el acercarnos a Él. Esto fue manifestado en su mayor expresión cuando Dios sacrificó a Su Hijo, Jesús, para nuestra salvación. Por Su bondad se nos ha dado la oportunidad de escuchar Su palabra y aceptar la vida eterna al aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador.


Bondad de Dios - Conclusión
La bondad de Dios es el corazón de nuestra fe cristiana. Es debido a Su deseo de hacernos bien que proporcionó la salvación a través de Su hijo. Todo lo que Dios hace es para nuestro bien. Podemos ver pruebas de la bondad de Dios por todas partes en las provisiones que suministra para sustentar la vida—desde las cosechas que proporcionan nuestro alimento, hasta el aire mismo que respiramos. Podemos poseer bondad en nosotros, e incluso el deseo de hacer el bien, pero la bondad verdadera viene de Aquél que es perfectamente bueno y que desea cosas buenas para todas las personas. Nuestra meta debe ser mostrarle la bondad de Dios a otros todos los días.

¡Aprenda Más Sobre los Atributos de Dios!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2021 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados