Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

Pecado del Orgullo

(Read Pecado del Orgullo, Part 1 First)

Pecado del Orgullo - Cómo se Manifiesta en Nuestras Vidas
He aquí algunas de las formas en que el pecado del orgullo puede manifestarse en su vida. Ya hemos visto en las vidas de Nabucodonosor y Belsasar cómo el orgullo puede simplemente ser la sobrestimación de las habilidades de uno o hasta de la seguridad de uno. También puede ser una sobrestimación de la rectitud de uno o de la autoestima. Por ejemplo, si usted piensa que vale más para Dios que alguna otra persona, ha caído víctima del pecado del orgullo. Ha distorsionado su visión de la realidad, porque la verdad del asunto es que: "no hay acepción de personas para con Dios,"1 "ni respeta más al rico que al pobre, porque todos son una obra de Sus manos."2 O si por otra parte usted tiene el hábito de menospreciar a otros porque piensa que es más justo que ellos, considere esta parábola que Jesús le dio a esos "que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros:"3

"Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: 'Dios te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano. Ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano.' Más el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: '¡Dios, sé propicio a mí, pecador!' Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido."4

Pecado de Orgullo - Menospreciando a Otros Si usted menosprecia a otros porque los sobrepasa en virtud, conocimiento, habilidades, riquezas, o por cualquier razón, usted ha sido víctima del pecado del orgullo. Y no sólo eso, como Belsasar, usted ha insultado al Mismo Creador. Porque "el que escarnece al pobre afrenta a su Hacedor."5 ¿Quién le ha dado el derecho para menospreciar a otros? Y ¿por qué se vanagloria de sus habilidades? "Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorias como si no lo hubieras recibido?"6 Tenga cuidado de no darse el crédito por las obras de Dios en su vida. "Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de Su prado."7 Nunca presuma decirse a sí mismo, "Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza,"8 sino en cambio, "acuérdate de Jehová tu Dios, porque Él te da el poder para hacer las riquezas."9 Él es "el Dios en cuya mano está tu vida, y cuyos son todos tus caminos."10

Fue Dios quien te dio tus habilidades naturales y capacidades, y no lo hizo para que pudieras despreciar a otros. Créalo o no, Dios le dio sus habilidades y capacidades para que usted pudiera servir a otros. Esa es la clase de Persona que Él es y eso es lo que Él quiere de nosotros: que nos amemos los unos a los otros. Él Mismo vino, no para ser servido, sino para servir. Jesús enseñó: "el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor. Y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo - como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos."11


Pecado del Orgullo - Amaos los Unos a los Otros
Dios desprecia el pecado del orgullo, especialmente porque es totalmente opuesto a Sus propósitos para nosotros. Él quiere que vivamos por Su ejemplo y que nos sirvamos mutuamente en amor. Y nos ha dado el más bello ejemplo. No sólo murió por nosotros, Él vive por nosotros también. El apóstol Juan nos cuenta la historia de cómo una noche Jesús "se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjuagarlos con la toalla con que estaba ceñido. ...Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: '¿Sabéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.'"12

Por lo tanto "Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo. No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. Y estando en la condición de hombre, se humilló a Sí Mismo, haciéndose obediente hasta la muerte - ¡y muerte de cruz!"13 "Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros."14


Read Pecado del Orgullo Page 5 Now!

Notas de pié de página:
  1. Romanos 2:11; cf. Deuteronomio 10:17; 2da de Crónicas 19:7; Hechos 10:34-35; Efesios 6:9
  2. Job 34:19
  3. Lucas 18:9 (RV)
  4. Lucas 18:9-14
  5. Proverbios 17:5; Proverbios 14:31
  6. 1ra a Corintios 4:7
  7. Salmo 100:3
  8. Deuteronomio 8:17
  9. Deuteronomio 8:18
  10. Daniel 5:23
  11. Mateo 20:25-28; Marcos 10:42-45
  12. Juan 13:3-5, 12-17
  13. Filipenses 2:3-8 (RV)
  14. 1ra de Juan 4:11



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados