Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

El Bien y el Mal


El Bien y el Mal – No Existe Tal Cosa llamada Mal
El bien y el mal – Parece que la gran lucha entre el bien y el mal es una falacia. El bien existe, pero el mal no. Al decir "mal" nos referimos a la antítesis del bien; exactamente lo contrario. Una fuerza que actúa opuestamente a la fuerza igual y contradictoria del bien. Pero esto simplemente está equivocado. Más bien, lo que nosotros llamamos mal no es más que la ausencia del bien.

Si Dios es bueno, entonces todo lo que Él creó es bueno. En esta situación, el "mal" no existe ni puede existir en la realidad física, ni en la realidad espiritual que Dios creó. En otras palabras, el mal no existe.

    Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera (Génesis 1:31).


El Bien y el Mal – El Mal es la Ausencia del Bien
En lo referente al bien y al mal, no estamos sugiriendo que no existe el mal en el mundo, lo que sugerimos es que no existe por sí mismo, así como con la luz y la oscuridad. La luz existe, y no sólo se puede demostrar que existe, sino que puede ser medida y puede ser creada artificialmente. Sin embargo, la oscuridad no existe. No existe ninguna partícula ni onda llamada "oscuridad." La oscuridad es lo que ocurre cuando no hay luz. Es la ausencia de la luz. La ausencia de cosas "buenas" siempre crea cosas "malas."

Considere la mente humana cuando carece de la sustancia química serotonina; esta condición se llama depresión. La ausencia de otras personas importantes en su vida facilita la soledad. Como con la depresión, la soledad, y otros ejemplos innumerables, el mal no es más que la condición presente en la ausencia de una necesidad fundamental. Aunque estas cosas no "existen" en el sentido literal de la palabra, son fenómenos que pueden ser presenciados, experimentados, e incluso curados.

Considere que estar "perdido" tampoco es algo que existe. Aunque uno puede estar "perdido," y ciertamente todos hemos experimentado esta circunstancia, no existe algo que se llame "perdido." Usted está perdido cuando no hay ningún lugar conocido a su alrededor para indicarle donde está. Y aunque esto puede ser el resultado de que alguien le haya llevado sin darse cuenta a un lugar desconocido para usted, más a menudo es la consecuencia de sus propias acciones.

Así como la oscuridad sólo "existe" donde la luz está ausente, y el estar "perdido" sólo existe donde no hay nada familiar, así también el mal existe en la ausencia de Dios. Dios nunca está completamente ausente, pero le ha permitido a Su creación el libre albedrío para escoger estar con Él o sin Él. Estas elecciones pueden ser permanentes (decisiones conscientes relacionadas con afiliaciones espirituales/religiosas), o pueden ser temporales (como cuando un cristiano decide alejarse de Dios en un intento de lograr algo sin Su ayuda o guía), y para cada caso existen consecuencias.


El Bien y el Mal – La Naturaleza de Dios
Entonces, ¿cuál es la verdad absoluta acerca de Dios, del bien y del mal? Dios no ocasiona el mal, no lo ha hecho nunca, ni lo hará. Va en contra de Su mismo ser. Eso no quiere decir que Dios no castiga, ya que un castigo justo es algo bueno. Pero esto sí quiere decir que Dios no es "responsable" por la muerte de un bebé o del cáncer. El Libre Albedrío—eso que nos permite escoger libremente estar con Dios—también nos permite escoger el mal. Algunos simplemente escogen el mal al no buscar a Dios, mientras que otros escogen el mal al procurar decididamente destruir la creación de Dios (los terroristas, por ejemplo), y aún otros escogen el "mal" cuando deshonran sus cuerpos con drogas u otras cosas que lo destruyen. Por ejemplo, si su niño nació con síndrome alcohólico fetal debido a las decisiones de su estilo de vida, no es culpa de Dios, sino suya. El libre albedrío es una cosa maravillosa, pero significa que las consecuencias de nuestras acciones son nuestra propia responsabilidad.

Debido a que Dios nos ama, desea estar con nosotros todo el tiempo. "¡Heme aquí! Yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo" (Apocalipsis 3:20). Pero debido a que nosotros no somos Autómatas de Dios, ni "Naranjas Mecánicas," tenemos el libre albedrío para darle la espalda a Dios, lo que nos deja en un estado de "maldad." Sin embargo, este estado de "maldad" (o de estar "perdido," como Dios considera a los que todavía no lo han aceptado como su Dios, o que lo han hecho, pero le han dado la espalda) es curable, y también es algo que Dios desea eliminar del mundo, y así lo hará en el Día del Juicio Final (ver Filipenses 2:9-11). Esto aplica para todos aquellos que han escogido el "mal" (una vida separada del Dios Vivo), ya sean humanos o ángeles.


El Bien y el Mal – Esperanza en Dios
Sin tomar en cuenta la teología, el bien y el mal son una “realidad” para la mayoría de nosotros todos los días. Para aquellos que han aceptado a Jesucristo, Su promesa es que nunca nos dejará. “Y he aquí Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20). El también promete eso, cada vez que nos apartamos del “bien” (estar en la presencia de Dios) hacia el “mal” (al alejarnos de Dios), Él es fiel para encontrar a los que se han perdido (ver Lucas 15:11-32). Y para los que aún tenemos que encontrar el Bien, la promesa de Dios es que Él nos busca incansablemente. “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10).

¡Aprenda Más!

Cortesía de Mateo Swihart .



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados