Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

Compañerismo


Compañerismo - ¿Qué Significa?
El compañerismo no era una palabra muy escuchada en la cultura predominante hasta recientemente. Pero con la popularidad de las películas de El Señor de los Anillos, y especialmente la primera película: "El Compañerismo del Anillo," la palabra ha disfrutado de un regreso lingüístico. El diccionario American Heritage define el compañerismo como: "La condición de estar juntos o de compartir intereses similares o experiencias." Con una definición tan amplia como esta, algunos pueden decir que el compañerismo no es nada más que pasar el tiempo juntos o pertenecer al mismo club. Sin embargo, el compañerismo, en su forma más verdadera, es muchísimo más que la reunión de varias personas en el mismo lugar por la misma razón.

Un buen ejemplo del compañerismo genuino es visto en la primera película del Señor de los Anillos. Frodo y los otros que formaban el "compañerismo del anillo," compartieron ciertamente muchas aventuras juntos, pero su asociación involucraba mucho más que un simple compañerismo. Debido a lo que ellos pasaron juntos se llegaron a conocer mejor y a un nivel más profundo. Ellos formaron lazos de amistad increíblemente fuertes y sacrificaron mucho el uno por el otro, a menudo soportando peligros y, en algunos casos, hasta la muerte.

La aventura de J.R.R. Tolkien nos permite echar una mirada a lo que significa tener un auténtico compañerismo con otros seres humanos. Es una imagen de lo que debería ser el compañerismo cristiano. Los cristianos están muy familiarizados con la palabra "compañerismo," porque es una de las razones por las que Dios nos creó y nos puso a todos juntos en este planeta. Dios quiere que nos reunamos a menudo para compartir nuestras experiencias, con el fin de crear relaciones sólidas e íntimas y de ayudarnos mutuamente en la vida.


Compañerismo - Sus Beneficios
El compañerismo, de la misma manera que lo necesitó Frodo para ayudarlo en su misión de destruir el anillo maléfico, es necesario también para los cristianos, para ayudarles a llevar buenas vidas y a diseminar el evangelio por todo el mundo. Cuando los cristianos tienen compañerismo regularmente con otros cristianos, no solamente obtienen muchos beneficios, sino que también obtienen la oportunidad de sacrificarse por sus compañeros creyentes. Hoy, los cristianos no están llamados típicamente a sacrificar sus vidas los unos por los otros, pero pueden ministrar de otras maneras, como proporcionando consuelo y compasión cuando alguien en su comunidad esté llorando una pérdida; ofreciendo asistencia física para ayudar a terminar una mudanza o un proyecto de mejoras en el hogar; dándole apoyo emocional a un amigo que esté pasando por un tiempo difícil en el trabajo o en la casa; supliendo ayuda monetaria a alguien con necesidades económicas; ayudando a un compañero creyente a encontrar fortaleza interior para seguir la dirección de Dios en su vida; y así sucesivamente.

El compañerismo cristiano también fomenta cosas como la confianza, la esperanza, un sentimiento de pertenencia, seguridad, amistades de por vida, fe, paciencia, desinterés, y lo mejor de todo, amor verdadero, incondicional, que sólo puede venir de gente que tiene una relación personal con Dios, el Autor del amor. A menos que usted haya dado o recibido alguno o todos esos beneficios cuando se encuentra con otros, usted no ha experimentado un compañerismo real.


Compañerismo - ¿Dónde Puede Encontrarlo?
El compañerismo es uno de los propósitos principales de Dios para los seres humanos. Es por esto que todos sentimos la necesidad de compañía, amor, y de pertenencia a un grupo. Hasta el humanista psicólogo Abraham Maslow reconoció nuestra necesidad de compañerismo, así que la insertó en el medio de su jerarquía de necesidades. La puso justo arriba de nuestra necesidad de alimento y abrigo, y debajo de nuestra necesidad de auto-estima y auto-realización.

Somos seres sociales, por esto es que nos unimos a clubes, organizaciones, y asociaciones. Sin embargo, la mayoría del tiempo, estas sociedades especiales sólo nos proporcionan compañía temporal, y una vez que se acaba la reunión, no escuchamos ni vemos a ninguno de ellos hasta la próxima reunión. Este no es el tipo de compañerismo que anhela nuestra alma. Esas no son las únicas experiencias sociales que Dios quiere que tengamos.

Dios creó la "organización" perfecta para el compañerismo, y esa es la familia. De acuerdo, ninguno de nosotros tiene familias perfectas, pero la unidad familiar fue creada por Dios para proporcionarnos compañerismo cotidiano para que pudiésemos aprender a desarrollar relaciones afectuosas profundas, y descubrir lo que significa sacrificarse por otros. Para las personas que han recibido a Cristo como su Salvador personal y Señor, su "familia" se extiende más allá de los límites de lo que la mayoría considera familia. Los cristianos son miembros de la familia de Dios, y existen millones de personas en esa familia, así que ahora tenemos nuevos hermanos y hermanas que están emparentados con nosotros por sangre, la sangre de Jesús. A través del compañerismo bíblico podemos caminar por el camino de la vida con los miembros de nuestra nueva familia, y durante nuestro recorrido podemos ayudarnos los unos a los otros a superar los trechos difíciles y a regocijarnos con otros cuando disfrutemos de buen tiempo.

Si usted anhela este tipo de compañerismo, únase a la familia de Dios hoy. Él le está esperando como un Padre espera a sus hijos con los brazos abiertos para abrazarlos. Entonces Él le presentará a su nueva familia, la iglesia, donde usted encontrará muchas oportunidades para el compañerismo con otras personas que desean tener una relación duradera con usted. Estas son personas que quieren darle consuelo, alivio, alegría, amor, y todos los otros beneficios maravillosos que sólo el verdadero compañerismo puede proporcionar.

Experimente el Verdadero Compañerismo



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2021 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados