Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

Amistad Verdadera


Amistad Verdadera - Reconocimiento
¿Cómo podemos encontrar amistad verdadera en este mundo temporal, a menudo falso? La amistad involucra reconocimiento o familiaridad con la personalidad de otro. Los amigos a menudo comparten lo que les gusta y lo que les disgusta, intereses, actividades, y pasiones.

¿Cómo podemos reconocer una amistad potencial? Las señales incluyen un deseo mutuo de compañía y tal vez un lazo común de algún tipo. Más allá de esto, la amistad verdadera involucra un sentimiento compartido de preocupación, un deseo de ver al otro crecer y desarrollarse, y una esperanza mutua de tener éxito en todos los aspectos de la vida. La amistad verdadera involucra acción: Hacer algo diferente para alguien más sin esperar nada a cambio. Compartir pensamientos y sentimientos sin miedo a ser juzgado o a críticas negativas.


Amistad Verdadera - Relación, Confianza, Responsabilidad Mutua
La amistad verdadera involucra una relación. Esos atributos mutuos que mencionamos arriba se convierten en el fundamento en el cual el reconocimiento resulta en una relación. Muchas personas dicen: "Oh, él es un buen amigo mío," pero nunca se toman el tiempo para pasar tiempo con ese "buen amigo." La amistad toma tiempo: Tiempo para conocerse, tiempo para crear recuerdos compartidos, tiempo para invertir en el crecimiento mutuo.

La confianza es esencial en la amistad verdadera. Todos necesitamos a alguien con quien podamos compartir nuestra vida, pensamientos, sentimientos, y frustraciones. Necesitamos ser capaces de compartir nuestros secretos más íntimos con alguien, ¡sin tener que preocuparnos que esos secretos terminen al día siguiente en el Internet! No ser digno de confianza con esos secretos íntimos puede destruir a una amistad en un instante. La fidelidad y la lealtad son claves para la amistad verdadera. Sin ellas, a menudo nos sentimos traicionados, excluidos, y solitarios. En la amistad verdadera no hay murmuraciones, pensamientos negativos, ni separaciones.

La amistad verdadera requiere ciertos factores de responsabilidad mutua. Los verdaderos amigos se animan mutuamente y se perdonan mutuamente cuando ha habido una ofensa. La amistad verdadera apoya en los momentos de lucha. Los amigos son confiables. En una amistad verdadera se desarrolla el amor incondicional. Amamos a nuestros amigos sin importar nada y siempre queremos lo mejor para nuestros amigos.


Amistad Verdadera - Ejemplos de Amistad Verdadera
Por toda la Biblia se encuentran historias de amistad verdadera. En Génesis 18:17-33, leemos acerca de Dios comunicándole Sus intenciones a Abraham. Abraham respondió diciéndole a Dios sus pensamientos y sentimientos acerca de la situación. Dios y Abraham eran capaces de hacer esto porque confiaban y se respetaban mutuamente.

1ra de Samuel 20 se enfoca en la amistad de David y Jonathan. Estos dos hombres se preocuparon realmente el uno por el otro y se tuvieron mucha confianza. David estaba huyendo del padre de Jonathan, Saúl. Jonathan reconocía que David era inocente. Debido a la amistad verdadera que compartieron, David sobrevivió los intentos de asesinato de Saúl y llegó a ser uno de los más grandes reyes de Israel.

La amistad verdadera y real involucra la libertad de elección, el rendir cuentas, la verdad, y el perdón. Pedro y Jesús dan este ejemplo: Pedro, temiendo por su vida después que se llevaron a Jesús del Huerto de Getsemaní, negó conocer a Jesús (Juan 18). Cuando sus acusadores se lo llevaban, Jesús le lanzó una mirada a Pedro que decía: "Yo sabía que me negarías, y te perdono" (Juan 21).

La verdadera amistad mira el corazón, no sólo al "envoltorio." La amistad verdadera ama por amar, no por lo que pueda recibir. La verdadera amistad es desafiante y emocionante al mismo tiempo. Se arriesga, pasa por alto los errores, y ama incondicionalmente, pero también involucra ser veraz, aunque duela. La amistad verdadera, también llamada amor "agape," viene del Señor. El Señor Jesús nos llama Sus amigos y dio Su vida por nosotros (Juan 15).

Las relaciones en la vida real involucran diferentes niveles de amistades, y eso está bien. Pero los humanos fueron diseñados por Dios para relaciones duraderas. A menudo, nuestra sociedad aislacionista sólo ofrece relaciones vagas y vacías. Dios quiere que tengamos amistades aquí en la tierra. Más que todo, ¡quiere que seamos amigos Suyos!

La Palabra de Dios nos dice que un amigo es más unido que un hermano, y que para tener amigos, uno debe mostrarse amigo (Proverbios 18:24). La pregunta es: ¿Qué tipo de amigo quiere ser?

Proverbios 18:19 en la Traducción New Living dice: "Es más difícil reconciliarse con un amigo ofendido que capturar a una ciudad fortificada. Las contiendas separan a los amigos como una puerta asegurada con barras de hierro. Cuando hemos ofendido a un amigo verdadero - ya sea por traicionar su confianza o por hablar la verdad en amor - arriesgamos perder esa amistad. Debemos tener cuidado de no traicionar la confianza. Pero cuando el no decir la verdad va a causar más dolor en la vida de nuestro amigo, debemos estar dispuestos a sacrificar nuestras necesidades por las de nuestro amigo. Esta es la verdadera amistad.

Si a veces ofendemos a un amigo sin querer, la Palabra de Dios ofrece una solución. Se llama perdón. No hay mejor ejemplo que el amor de Dios por nosotros. Es tan grande, que dio a Su unigénito Hijo, Jesucristo, para que nuestra amistad con Dios pudiera ser restaurada. Lo hizo a pesar del hecho de que lo habíamos ofendido profundamente. Hemos desobedecido Sus mandamientos, le hemos dado la espalda, y buscado nuestro propio camino. Así que la pregunta permanece: ¿Qué tipo de amigo quiere ser? La verdadera amistad cristiana perdona.

¿Necesita a un amigo? Dios quiere ser su amigo verdadero. ¿Añora compañerismo? Dios está siempre con usted (Hebreos 13:5). ¿A quién conoce usted que necesita a un amigo hoy? Dios quiere que usted haga amistad con otros. Él lo ha llamado a ser Sus manos y pies en un mundo hambriento de amistad verdadera.

¡Aprenda Más!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados