Todo Sobre Dios Gente caminando por un camino - Todo Sobre Dios La bandera

El Jardín del Edén

(Read El Jardín del Edén, Part 1 First)

Jardín del Edén - Tierra del Paraíso
Dios le dio el Jardín del Edén al hombre para mantenerlo y guardarlo, y aunque era realmente espectacular, no era todavía el paraíso. La última joya de la corona de la perfección, el pináculo de la belleza terrenal, faltaba todavía. Dios declaró: "No es bueno que el hombre esté solo..." (Génesis 2:18). Y aunque "Adán puso nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo," más para Adán no se halló ayuda "idónea para él" (Génesis 2:20). Y entonces, "Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Y Adán dijo: 'Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.' Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban" (Génesis 2:21-25).

Regresando a la supuesta contradicción mencionada en la página anterior, es importante notar que Jesucristo aceptó los relatos literales de Génesis 1 y 2. En Mateo 19:3-6, leemos: "Entonces vinieron a Él los fariseos, tentándole y diciéndole: '¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?' Él, respondiendo, les dijo: '¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: "Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?" Así que no son ya más dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. "' Aquí, Jesús citó del Génesis 1:27 y 2:24, lo cual demuestra que Él no consideraba a Génesis 1 y 2 relatos contradictorios de la creación que necesitaban corrección.


Jardín del Edén - Tierra de Elección
El hombre fue creado y puesto en el Jardín del Edén con el sólo propósito de compartir una relación de verdadero amor con su Creador, Dios. Un componente necesario para una relación de amor verdadero es el libre albedrío. Por definición, el verdadero amor no puede existir sin el libre albedrío. A menos que tengamos la habilidad de escoger, no existe ninguna capacidad para el verdadero amor. Un error común es que el amor es una emoción, o un deseo. No, la lujuria es una emoción o un deseo. El amor es una decisión. La lujuria es egoísta. El amor es desinteresado. La lujuria es su deseo. El amor es su decisión de poner el deseo del objeto de su afecto por sobre el suyo propio. Y así, Dios le dio al hombre la habilidad de elegir -- de elegir amar a Dios o de ponerse primero a sí mismo. "Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: 'De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás'" (Génesis 2:16-17).

Por esto, el hombre tuvo una elección: Obedecer a Dios, o desobedecer a Dios -- poner los deseos de Dios primero, o poner su propio deseo de comer de la fruta prohibida primero. El hombre comió de la fruta y Dios lo expulsó del Jardín del Edén. El Paraíso se perdió. Debido a la rebelión del hombre, Dios maldijo al mundo por amor al hombre. Dios creó al hombre con el potencial para pecar, pero no creó al pecado. Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer, hicieron uso de ese potencial y trajeron el pecado al mundo, y cada hombre y mujer desde entonces han sido "amadores de los deleites más que de Dios" (2da. a Timoteo 3:4).

¡Lea Más Ahora!

Esta es una historia de la vida real.



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados