Distracciones Cristianas

Distracciones Cristianas

 
Estás aquí: Dios >> Distracciones Cristianas

Distracciones Cristianas- Cómo lo Veía Postman
Neal Postman (1931-2003) fue un educador y crítico cultural que veía las cosas más claramente que la mayoría. En la introducción de su tan elogiado y criticado libro Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business, Postman demostró que estaba al tanto de nuestra cultura de una manera que la mayoría de los demás no lo estaban. Vale la pena citar detalladamente esta comparación entre las opiniones pesimistas de George Orwell y Aldous Huxley:

    Estábamos pendientes del año 1984. Cuando llegó el año y la profecía no se cumplió, unos norteamericanos considerados se congratularon a sí mismos en voz baja… Dondequiera que el terror haya recaído, nosotros, por lo menos, no fuimos víctima de las pesadillas orwelianas.

    Pero nos habíamos olvidado de que junto con la negra visión de Orwell existía otra - un poco más antigua, un poco menos conocida, pero igualmente escalofriante: Un Mundo Feliz de Aldous Huxley (título en inglés: Brave New World). Al contrario de la creencia popular hasta entre la gente culta, Huxley y Orwell no profetizaron la misma cosa. Orwell advierte que seremos dominados por una opresión impuesta externamente. Pero en la visión de Huxley, no se requiere de ningún gobierno autoritario para privar a la gente de su autonomía, madurez e historia. Como él lo veía, las personas llegarían a amar su opresión, a adorar las tecnologías que los despojarían de la capacidad para pensar.

    Lo que Orwell temía era a aquellos que prohibirían los libros. Lo que Huxley temía era que no hubiera ninguna razón para prohibir un libro, porque no habría nadie que quisiera leer uno. Orwell le temía a aquellos que nos pudieran privar de la información. Huxley le temía a los que nos pudieran dar tanta que seríamos reducidos a la pasividad y al egoísmo. Orwell temía que nos fuera ocultada la verdad. Huxley temía que la verdad fuera ahogada en un mar de irrelevancia. Orwell temía que llegáramos a ser una cultura cautiva. Huxley temía que llegáramos a ser una cultura trivial, preocupada con algún equivalente de los sensoramas, de la orgía latría, y la pelota centrífuga.

    Como Huxley observó en Un Mundo Feliz Revisado, los libertarios civiles y los racionalistas, quienes siempre están alerta para oponerse a las tiranías, "pasaron por alto el casi infinito apetito del hombre por las distracciones". En 1984, Huxley agregó, las personas son controladas infligiéndoles dolor. En Un Mundo Feliz son controlados dándoles placer. En resumen, Orwell temía que lo que odiamos nos destruirá. Orwell temía que lo que amamos nos destruirá.

    Este libro trata acerca de la posibilidad de que Huxley, no Orwell, estaba en lo cierto.1

Distracciones Cristianas - El Factor de la Distracción
Mientras la iglesia ha estado preocupada contando las escenas eróticas y el lenguaje vulgar en la música y en las películas, o procurando incesantemente ser "relevante," hemos pasado por alto la influencia más importante del entretenimiento: su capacidad de distraernos. Nuestra cultura es una cultura en la que la principal expresión del pecado es la necedad. De hecho, no vivimos y nos involucramos en los asuntos reales y a menudo complicados de las relaciones, instituciones, y problemas humanos. Como Postman sugirió, estamos siendo entretenidos hasta morir.

Aclaremos algo: el problema no son las películas ni la música. El problema es la muerte del arte y de la creatividad en el altar de una perpetua diversión. El arte, en lugar de cumplir su propósito ordenado por Dios de aligerar la vida, ha sido reducido a ser un sustituto tipo narcótico para la vida, en la que el único propósito de la existencia es satisfacer nuestras pasiones. Cuando este tipo de entretenimiento llega a ser un componente que define a una cultura, entonces la profundidad es reemplazada por la sensación, la excelencia por la popularidad, el diálogo es reemplazado por la personificación de solapados intereses propios, y la reflexión por la distracción. En otras palabras, nos volvemos tontos.

Uno sólo tiene que escuchar el diálogo político actual y nuestra fascinación con las celebridades para ver el análisis de Postman en acción.

Distracciones Cristianas - ¿Nos Distraerán a Nosotros También?
Si Postman está en lo cierto, entonces ciertas estrategias "cristianas" dominantes no funcionarán. La estrategia más común es la de la sustitución, la cual consiste en ofrecer versiones "cristianas" de entretenimientos populares como sustitutos. Si las cantantes pop son populares, descubriremos una cristiana. Si el hip-hop es popular, ofreceremos un hip-hop "cristiano." Ya que nuestra versión no utilizará malas palabras y mencionará a Jesús varias veces, la llamaremos cristiana. No se tendrá en cuenta la calidad artística, la exactitud lírica, ni el impacto potencial sobre la cultura

Esta estrategia presenta varios problemas. Primero, no existe tal cosa llamada distracción "santificada." Tenemos que tener corazones y mentes que estén activos y comprometidos con la vida y con el mundo. El entretenimiento cristiano puede distraer tanto como lo que tratamos de sustituir, especialmente para aquellos adictos a la sensación de ser "entretenidos."

En segundo lugar, si el entretenimiento nos vuelve tontos, entonces el entretenimiento cristiano nos vuelve tontos cristianos. Si el pastor no nos entretiene, concluimos que no tiene nada digno de nuestra atención, a pesar de sus conocimientos. Las canciones de "alabanza" no necesitan ser teológicamente sólidas, ni ser musicalmente excelentes, siempre que nos hagan sentir como si estuviésemos adorando (sea lo que sea que eso signifique). Oradores sin nada de profundidad para decir y escritores sin nada de profundidad para escribir son convertidos en líderes superestrellas, a pesar de las tonterías que ofrecen. Nuestra adicción al entretenimiento ha castrado nuestras mentes y trivializado nuestros corazones.

Por último, el entretenimiento higienizado no es cristiano. Una de las más grandes virtudes de la cosmovisión cristiana es su capacidad para reflejar el verdadero mundo del estado de la humanidad. La fractura creada por el pecado original es crucial para la interpretación cristiana de la vida y del mundo. A veces, sugiere la historia cristiana, la palabra bien intencionada es mal interpretada, la acción bien intencionada es dañina, y la persona bien intencionada no es bien intencionada. Actuamos con torpeza. Fallamos. Herimos. Y, recibimos el contundente golpe por las torpezas, por las fallas, y por herir a otros.

Si el arte ha de comunicar realidad, entonces los ángeles desnudos y gorditos no son aceptables. En este mundo de actores y actrices posteriores al pecado original, los artistas que desean comunicar redención no pueden evadir el mal. Necesitarán representar la oscuridad, así como la luz, el quebrantamiento, así como la integridad, y la muerte, así como la vida. Necesitaremos ofrecerle al mundo algo más que un optimismo ingenuo. Necesitaremos ofrecer esperanza. La historia cristiana no es ni "la alternativa positiva," ni tampoco está censurada como "apropiada para toda la familia." ¿Alguna vez ha leído Jueces o Primera de Corintios?

Distracciones Cristianas - Un Camino Hacia Adelante
¿Qué necesita un mundo distraído? En resumen, necesita "oídos para oír" y "ojos para ver." Este es el potencial único del verdadero arte cristiano. En la tradición del resumen de la redención de Handel, en el Mesías, o en la representación de Tolkein de los peligros del poder, en El Señor de los Anillos, o del desnudar al corazón humano, de O’Connor, en Un Buen Hombre es Difícil de Encontrar, el artista cristiano, al operar desde una cosmovisión bíblica, tiene la capacidad única de parafrasear la realidad a un mundo distraído.

Sin embargo, la responsabilidad recae no sólo sobre los hombros de los productores del arte, sino también de los consumidores. Con demasiada frecuencia, los que recibimos los talentos artísticos de otros somos, utilizando una frase de C.S. Lewis, "demasiado fáciles de complacer." Necesitamos ser mejores en mirar, escuchar, leer, y tal vez evitar lo que se acepta como arte. La recepción sin sentido no tiene cabida en la vida y en la adoración cristiana.

Los cristianos hablan a menudo de reavivamiento. Deseamos un reavivamiento en el evangelismo, en la oración, en la devoción, y en la piedad. También deberíamos desear un reavivamiento en la imaginación, para poder amar a Dios y otros mejor, aprobando lo que sea excelente.

¡Aprenda Más!

Cortesía de John Stonestreet de Summit Ministries

1 Postman, Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business (Viking, 1985).



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Discipulado

El Costo del Discipulado
Crecimiento Espiritual
Desilusión con Dios
Contentamiento Cristiano
Discípulo de Jesús
Guerra Espiritual
Entendiendo la Biblia
Versículos de la Biblia
Enseñando la Cosmovisión Cristiana
Contenido Adicional para Explorar...

Adoración
Comunión
Ministerio
Evangelismo
Reflections
 
 
¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
Crecer con Dios
Temas Populares
Desafíos de Vida
Restauración
 
Búsqueda
 
Add Distracciones Cristianas to My Google!
Add Distracciones Cristianas to My Yahoo!
XML Feed: Distracciones Cristianas


Dios Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2014 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados.