Codicia

Codicia

 
Estás aquí: Dios >> Codicia

Codicia – La Atracción de la Opulencia
Según Gordon Gekko, un inversionista del mercado de valores, valorado en más de 650 millones de dólares: "La codicia es buena. La codicia funciona." Los analistas de la cultura definieron los años 80 y 90 como "las décadas de codicia" -- haciendo de la codicia algo no solamente aceptable, sino digno de promover. En un escandaloso intento de romantizar la codicia, miles de concursantes recientemente compitieron para casarse con un hombre con el que ellas nunca habían salido, y al que ni siquiera conocían, simplemente porque era "multimillonario." ¿La acumulación de dinero realmente conduce a la felicidad? "Continuamente encontramos que las personas que dicen que el dinero es lo más importante para ellas son (las más infelices)," dice Kennon Sheldon, un psicólogo de la Universidad de Missouri, en Columbia. Los investigadores encuentran que existen "muchos elementos que [los ganadores de la lotería] quieren, que una vez obtenidos, en realidad no traen la felicidad duradera. . . depresión clínica de los ganadores de la mega-lotería."1

La codicia nunca es buena, ni tampoco sirve ningún buen propósito. Ya que nunca podremos alcanzar todo lo que deseamos, la codicia nos trae descontento. Nuestra codicia finalmente nos destruye a medida que endurecemos nuestros corazones, ignorando las necesidades de otros. Finalmente, la codicia nos motiva a tomar malas decisiones que nos hunden en la destrucción (Proverbios 28:20, 22, 24–25, 27).

Codicia – Una Enfermedad Materialista
Aunque pocos de nosotros somos millonarios, es fácil ser víctima de la codicia. Cuando nuestro deseo por las posesiones de otros se arraiga, genera codicia. Nuestro materialismo se vuelve insaciable a medida que tratamos de adquirir objetos que están más actualizados, o que son más impresionantes que los de nuestro vecino. En el libro de Tim Kasser, El Alto Precio del Materialismo, él presenta evidencia de cómo la inseguridad engendra materialismo.2 La publicidad explota nuestros sentimientos de insuficiencia para proporcionar esa casa personalizada, unas vacaciones familiares de cinco estrellas, o simplemente poseer todos los aparatos de alta tecnología. Kasser sugiere que el materialismo, es decir, la codicia:

    Va en contra de relaciones interpersonales íntimas – "Nosotros también éramos en otro tiempo esclavos de concupiscencias y deleites diversos. Viviendo en malicia y envidia. Aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros" (Tito 3:3).

    Va en contra de la autenticidad y la autonomía – "Más él [Jesús] le dijo: '¡Mirad! Y guardaos de toda avaricia. Porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee'" (Lucas 12:15).

    Va en contra de la salud y de la felicidad – "Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida. . . Y el mundo pasa, y sus deseos. Pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre" (Primera de Juan 2:16-17).

Codicia – Un Mar Fétido
Sin darnos cuenta, habitualmente practicamos la codicia a través de nuestro egoísmo. Hasta algunos predicadores pueden ser culpables de codicia (Primera de Timoteo 6:5-6). Al redirigir nuestras ambiciones y deseos para el beneficio de otros, vencemos nuestra naturaleza codiciosa. El apóstol Pablo dijo: "Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado. Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo, estas manos me han servido" (Hechos 20:33–34). Pablo habitualmente practicaba la generosidad, en lugar de la codicia.

Practicar la generosidad también nos protege de los efectos mortales de la codicia. El Río Jordán, en Israel, continúa siendo una fuente de vida al desembocar en el Mar de Galilea y de allí al Mar Muerto. Muy probablemente, Pablo fue testigo de la rica irrigación del Mar de Galilea, así como de los abundantes recursos pesqueros. En contraste, el Mar Muerto no tiene salida, robando con avidez la humedad de la árida región. Tanto hombres como animales rehúsan beber de sus amargas aguas. No contienen ningún tipo de vida, excepto unos pocos tipos de microbios -- los peces marinos que son colocados en sus aguas, mueren rápidamente. La codicia hace que nuestras vidas también se vuelvan fétidas ante Dios. Pero una vida que fluye abundantemente comparte todo lo que Dios nos ha dado. Cuando damos, prosperamos de veras y somos saciados (Proverbios 11:24–25).

¡Aprenda Más!

1 http://www.geocities.com/Athens/Pantheon/8320/HAPPNSS.htm
2 El Alto Precio del Materialismo, Tim Kassar. Cambridge: MIT Press, 2002. 149 páginas.



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Discipulado

Ética en el Trabajo
Suficiencia en Cristo
Discipulado Cristiano
Guerra Espiritual
Egoísmo
Combatiendo la Tentación
Responsabilidad Cristiana
Versículos de la Biblia
Siguiendo a Jesús
Contenido Adicional para Explorar...

Adoración
Comunión
Ministerio
Evangelismo
Reflections
 
 
¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
Crecer con Dios
Temas Populares
Desafíos de Vida
Restauración
 
Búsqueda
 
Add Codicia to My Google!
Add Codicia to My Yahoo!
XML Feed: Codicia


Dios Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2014 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados.