Clicky

Aprendiendo a Perdonar

Aprendiendo a Perdonar

 
Estás aquí: Dios >> Aprendiendo a Perdonar

Aprendiendo a Perdonar - Perdonar No Es Inherente
Aprender a perdonar implica que el perdón es un proceso que se aprende, no una respuesta automática. Nuestra naturaleza pecaminosa (la carne) tiene una alta resistencia a poner de lado las ofensas. Prefiere tomar una ofensa y usar la energía que la ofensa trae consigo de todas las formas negativas. Cada parte de nuestra mente no renovada, nuestra mente carnal, tiene una preferencia a ofenderse, una propensión a guardar rencor, y buscar su propia forma de justicia. Dentro de la mente carnal la represalia a menudo no es una opción, sino una fuerza impulsora, ¡tiene que desquitarse! Nuestra carne, no renovada, desenfrenada, carente de iluminación y entendimiento, prefiere ser juez, jurado, y verdugo del ofensor, aún si el ofensor es nuestro propio yo.

Aprendiendo a Perdonar - Basados en Cristo
Aprender a perdonar sólo puede alcanzarse completamente después de haber aceptado a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, de otra manera estamos actuando simplemente de acuerdo a nuestra carne. Podemos aprender a "perdonar y olvidar" a un nivel carnal, como una buena obra, pero el perdón verdadero viene del Espíritu de Cristo dentro de nosotros. Hasta que nuestra mente haya sido renovada, hasta que seamos iluminados por Su Santo Espíritu, permanecerá una resistencia, una enemistad entre nosotros y Dios que gobernará cada una de nuestras decisiones (Romanos 12.2, Tito 3:3-5).

Aprendiendo a Perdonar - Reconociendo Dentro al "Viejo Hombre"
El aprender a perdonar comienza al entender lo que Dios dice en la Biblia acerca del perdón. Parte de nuestro proceso de aprendizaje incluye llegar a reconocer que nuestra carne es realmente hostil a Dios, debe ser doblegada con autoridad, re-entrenada. Nuestro "viejo hombre" debe ser desechado y debemos vestirnos del "nuevo hombre" (Efesios 4:22,24; Colosenses 3:10-25). De acuerdo con las Escrituras nosotros somos los que debemos despojarnos de lo viejo, aprender de Dios y escoger Sus caminos. Afortunadamente, no se nos ha dejado solos para tomar decisiones por cuenta propia, porque Dios, nuestro Padre, ha enviado a Su Espíritu para ayudarnos. El Espíritu mora dentro de nosotros y nos enseña (Juan 14:26). Dios también nos ha dado Su Palabra Infalible, la Biblia, para enseñarnos cómo perdonar.

Aprendiendo a Perdonar - Una Historia Personal
Hubo un tiempo en mi vida que estuve extremadamente enojado con mi padre. En mi opinión, él había hecho algo que estaba más allá del perdón. Yo sabía lo que la Biblia decía. Me había enseñado todas las razones por las que tenía que perdonar, pero la realidad era que simplemente yo no creía que el perdón abarcaba todo. Mi enojo y juicio realmente estaban acabándome la vida. Un día le dije al Señor: "Yo no creo que Tú lo perdonaste. No lo creo. Tampoco lo puedes amar. ¡Él se pasó de la raya! Si Tú lo amas y lo perdonas, muéstramelo y yo consideraré el perdonarlo también." Inmediatamente, mis pensamientos se enfocaron en la cáscara de una nuez de pacana. Casi podía sentir lo duro de la cáscara, pero sabía que dentro de esa cáscara la fruta era suave, maleable, y deliciosa. Mientras continuaba considerando a la nuez de pacana en su cáscara, de pronto me impactó el hecho de que la dura cáscara era representativa de la cáscara que el pecado pone alrededor de nosotros, mientras que la fruta permanece intacta dentro de la cáscara. Es capaz de dar mucho fruto y de alimentar a otros cuando se le quita la cáscara.

Mi espíritu comprendió lo que el Señor me estaba mostrando. La cáscara representaba el corazón endurecido de mi padre y su estilo de vida alterado por el pecado. De pronto, entendí el perdón y la sanación desde la perspectiva de Dios. Entendí por primera vez que Dios amaba a mi padre por lo que él era, no por aquello en que se había convertido. Dios vio a través de la cáscara y Su amor se enfocó en la persona que Él había creado. Dios reconocía que las acciones de mi padre fueron impulsadas por el pecado. Lucas 23:34 resonó en mi mente: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen."

Me di cuenta que necesitaba separar las acciones de mi padre de las de su ser creado, y entendí que yo, como Jesús, podía perdonar al hombre sin excusar sus acciones. De pronto, ya no necesitaba considerar si yo podría perdonar a mi padre, ni siquiera se trataba de cuándo, fue una respuesta inmediata. Dios utilizó una nuez pacana para mi lección de "aprender a perdonar." Él completó Su proceso en mí y yo aprendí una lección duradera.

Pido para que la próxima vez que usted vea una nuez, Dios la utilice para solidificar su comprensión del perdón, así como lo hizo conmigo. Lo exhorto a que se examine a sí mismo. Pídale a Dios que le revele alguna cáscara que pueda haberse formado a su alrededor, y si siente que hay una, pídale que la rompa ¡y lo ayude a llegar a ser la persona que Él creó!

Entienda el Perdón de Dios



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Comunión

Cuerpo de Cristo
Perdonando a Otros
Aprendiendo a Perdonar
Amor Cristiano
Perdonarse a Sí Mismo
Ama A Tu Prójimo
Compañerismo Cristiano
Amistad Verdadera
Grupo Pequeño de Estudio Bíblico
Contenido Adicional para Explorar...

Adoración
Discipulado
Ministerio
Evangelismo
Reflections
 
 
¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
Crecer con Dios
Temas Populares
Desafíos de Vida
Restauración
 
Búsqueda
 
Add Aprendiendo a Perdonar to My Google!
Add Aprendiendo a Perdonar to My Yahoo!
XML Feed: Aprendiendo a Perdonar


Dios Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2017 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados.