Apologética Cristiana

Apologética Cristiana

 - Trampa Intelectual
Estás aquí: Dios >> Apologética Cristiana

Apologética Cristiana: Cuidado con la Trampa Intelectual
La defensa cristiana tiene un peligro significativo -- caer en la trampa de confiar en las propias habilidades intelectuales para tratar de convencer a alguien a entrar en el reino de Dios. Lo siguiente es tomado de un ensayo de Mathew J. Slick, del Christian Apologetics & Research Ministry (está copiado con autorización del sitio web CARM, y no puede ser alterado ni vendido).

Apologética Cristiana: Confíe en Dios, no en el Conocimiento
La apologética cristiana puede fomentar un corazón orgulloso. El orgullo se oculta a sí mismo en el corazón para no ser visto. Cuando nos encontramos confiando en nuestro propio conocimiento de la Palabra de Dios, de Su misericordia, y gracia, entonces hemos caído en esa trampa. No es la razón lo que convierte, sino el Espíritu de Dios. No es la lógica lo que nos atrae a Dios, sino Jesús (Juan 12:32). No es la evidencia lo que reprende a una persona por sus pecados, sino el Espíritu Santo (Juan 16:8). Es por esto que necesitamos confiar en Dios y confiar que Él utilizará nuestra defensa de la verdad para Su gloria y para el beneficio de ellos.

Ignorar la oración en la apologética es ser orgulloso. Es lo mismo que decir que no necesitamos a Dios. Pero sí, lo necesitamos. Necesitamos orar por los perdidos, orar para que se abran sus mentes, orar para que la Palabra de Dios les suene verdadera, orar para que nuestro testimonio sea poderoso, y orar para que el demonio no encuentre un asidero en ellos o en nosotros. Estamos luchando una batalla espiritual y necesitamos herramientas espirituales. La oración es tal vez la más importante de todas. El Señor es el que abre el corazón y la mente, no usted (Hechos 16:14). Pídale guía a Dios (Juan 14:14). Pida bendición en su entendimiento (Santiago1:5) y su hablar (Colosenses 4:6). Pídale también al Señor que abra el entendimiento de ellos a la Palabra de Dios (Lucas 24:25). Esto es lo que Él hace. La oración le da humildad al que ora. Admite la dependencia de Dios. Si nos humillamos y dependemos de Dios es más probable que escuchemos Su voz. La oración significa que usted está solicitando intervención divina. Le da poder a sus palabras. Le cambia el corazón. Le acerca más a Dios.

Apologética Cristiana: Los Estudios Jamás Deben Reemplazar al Poder de Dios
La apologética cristiana no es la meta final, y el ser un gran defensor de la fe no es una medalla de honor a ser lucida por el cristiano, como una demostración de sus habilidades intelectuales, sino que es una respuesta al llamado de Dios a todos los cristianos (1ra de Pedro 3:15) el cual debe ser asumido con amor y humildad: Amor por la gente y humildad delante de Dios. Nunca deje que sus estudios y práctica de la apologética reemplacen al poder, recibido por fe, en oración delante del Santo Creador. Pídale a Dios que le de poder a sus palabras y abra los corazones de aquellos con quien usted habla... y entonces estudie y testifique lo más que pueda.

¡Aprenda Más Ahora!



¿Te gusta esta información? Puedes ayudarnos a compartirla con otros usando los botones que verás a continuación. ¿Qué es esto?





Síguenos:




English  
Social Media
Síguenos:

Compártenos:


Discipulado

Meditación Cristiana
Doctrina Cristiana
Estilo de Vida Cristiano
Responsabilidad Cristiana
El Cristiano Carnal
Punto de Vista Cristiano acerca de la Cremación
Discipulado Cristiano
Crianza Cristiana
Tradiciones de Navidad
Contenido Adicional para Explorar...

Adoración
Comunión
Ministerio
Evangelismo
Reflections
 
 
¿Existe Dios Científicamente?
¿Existe Dios Filosóficamente?
¿Es verdadera la Biblia?
¿Quién es Dios?
¿Quién es Jesús?
¿En qué crees?
Crecer con Dios
Temas Populares
Desafíos de Vida
Restauración
 
Búsqueda
 
Add Apologética Cristiana to My Google!
Add Apologética Cristiana to My Yahoo!
XML Feed: Apologética Cristiana


Dios Inicio | Acerca de Nosotros | Mapa del Sitio
Derechos de Autor © 2002 - 2014 AllAboutGod.com, Todos los Derechos Reservados.